Al salir al campo a recolectar setas conviene tener presentes algunos consejos:

Coger solo las especies que se conocen a la perfección y únicamente la cantidad que se vaya a consumir.

Hay que tener especial cuidado si se recolectan en tiempo lluvioso, ya que por efecto de la humedad las setas se decoloran induciéndonos a posibles errores en la identificación.

No guiarse únicamente por manuales o libros de Micología, existen muchas más especies de las que figuran en los mismos, por lo que no está de más consultar en la Asociación de Micología que tenga más próxima a su ciudad.

No utilizar bolsas de plástico, ya que además de poder ser sancionable, las setas apenas transpiran, provocando una rápida fermentación. Se deben utilizar cestas de mimbre, de esta manera conseguiremos que las setas vayan bien oxigenadas, evitaremos que se rompan y además haremos labor de sembrador al permitir que las esporas vayan cayendo al suelo mientras caminamos.

No utilizar rastrillos ni otros utensilios que destruyan el manto superficial del bosque, pues con ello provocamos un daño medioambiental y además destruimos el micelio de las setas, consiguiendo con ello su esquilmación. Se debe utilizar una navaja para extraerlas o cortarlas.

No recolectar para el consumo, setas que se encuentren próximas a cunetas, zonas industriales o cascos urbanos, ya que las setas se nutren por absorción y pueden asimilar metales pesados y otros componentes tóxicos propios de esos lugares.

No consumir todas las setas recogidas, conservar algún ejemplar entero, ya que en caso de intoxicación permitirá a un experto la rápida determinación de la especie para que se pueda aplicar con la mayor celeridad el tratamiento médico adecuado. En este caso concreto lo aconsejable siempre es: ” no consumir ninguna seta que no se conozca perfectamente”.

No destruir las setas que no se conozcan, pueden ser muy interesantes para otros. No debemos olvidar que además de ser generalmente muy bellas, desempeñan un papel fundamental en el desarrollo del bosque.

Hay que respetar la naturaleza, debemos adoptar siempre un comportamiento que no dañe el medio natural.

 

TÓPICOS O CREENCIAS POPULARES

Las creencias o tradiciones que se han ido transmitiendo de generación en generación, suelen ser fundamento de cultura y conocimiento. Sin embargo en el caso de las setas, no ha sido así y en numerosas ocasiones han sido la causa de envenenamientos mortales.

Debemos tener por tanto muy claro que no existe ninguna regla general para determinar si una seta es comestible o no, y que debemos desechar algunas creencias que se han ido trasmitiendo a través de los tiempos y que son absolutamente falsas, como por ejemplo:

No es cierto que si se cuecen las setas con una moneda u objeto de plata, este, ennegrece si contienen veneno; este efecto se produce únicamente si la seta en cuestión contiene alguna sustancia derivada del azufre, las Amanitas y otras especies mortales no producen ninguna reacción lo que provocaría una confusión que podría ser FATAL.

Tampoco es cierto que las setas comestibles puedan volverse venenosas, lo que ocurre es que si se recolectan parasitadas o en malas condiciones (viejas) sí pueden producir trastornos de tipo gastrointestinal más o menos graves.

También se dice que metiendo las setas venenosas en sal y vinagre desaparece el veneno, nada más lejos de la realidad.

No hay que fiarse de que las setas que aparecen mordidas por animales son comestibles, no todos los organismos tienen la misma resistencia a las sustancias tóxicas, y, por otra parte, no sabemos si el animal que las mordió sigue vivo.

Tampoco podemos asegurarnos de su comestibilidad haciendo pruebas con animales domésticos, hay algunas especies del género Cortinarius en las que los primeros síntomas aparecen a los 12 ó 14 días, cuando ya no hay remedio.

También se dice que las setas que tienen anillo son todas venenosas; esto tampoco es absolutamente cierto ya que existen especies con el máximo valor gastronómico que lo tienen.

No es cierto que todas las setas que crecen directamente de la madera son comestibles. La Galerina marginata es MORTAL.