Aspecto oscuro oliváceo que toma con la madurez. Foto de Aurelio García Blanco

Foto de José Luis Alonso Ortega

Foto de José Luis Alonso Ortega

Foto de Aurelio García Blanco

Foto de Aurelio García Blanco

Foto de Gabriel Villalobos de la Fuente

Foto de Gabriel Villalobos de la Fuente

Foto de Aurelio García Blanco

Foto de Aurelio García Blanco

Sombrero. De 7-20 cm, de diámetro, al principio ovoide, después convexo y finalmente plano o deprimido. Margen lanoso. Cutícula seca, de color marrón al principio, después con la edad se torna marrón oscura con esfumaciones oliváceas, disociándose a partir de la periferia en gruesas escamas, más o menos erizadas, concéntricas, excepto la zona central que forma una amplia zona lisa. Láminas. Libres, blancas. Pie. De 8-15 x 1-2,5, cilíndrico con base bulbosa, hueco, liso, blanco, rojo al roce. Anillo. Doble, blanco grisáceo, móvil.

Carne. Blanca, al corte rojo zanahoria, especialmente en el pie. Olor. Agradable. Sabor. A nuez.

Esporas. Elipsoidales, de 8-12 x 5-7 µm, hialinas, lisas, con poro, dextrinoides, metacromáticas. Esporada blanca.

Hábitat. Bajo planifolios en lugares ricos en materia orgánica. Época de fructificación. Primavera-Otoño. Rara, pero muy abundante allí donde se da.

Comestibilidad. Comestible de buena calidad, pero dada la fácil confusión con C. brunneum, que es tóxica, nuestro consejo es el de no consumir ninguna “Macrolepiota”, cuya carne enrojezca al corte.

Observaciones. Confusión con C. rhacodes, que presenta las escamas del sombrero de color mucho más claro y no toma en la madurez esas coloraciones tan oscuras con matices oliváceos.

Fecha publicación, 24 de marzo de 2015.

Descargar (PDF, 654KB)