Foto de Ignacio Flórez Robles

Foto de Ignacio Flórez Robles

Crepidotus epibryus (Fr.) Quél.

Sombrero. De 0,5-2 cm de diámetro, circular, semicircular o flabeliforme, finalmente plano convexo. Margen incurvado, involuto, a veces lobulado. Cutícula blanca, opaca, de superficie vellosa-aterciopelada. Láminas. Adherentes, blancas al principio, después ocráceas con reflejos rosáceos-amarillentos, espaciadas. Arista finamente fimbriada. Pie. Casi sésil, visible solo en los ejemplares muy jóvenes, excéntrico, blanco, de aspecto tomentoso.  Carne. Muy escasa, blanquecina. Olor. Nulo. Sabor. Nada apreciable.

Esporas. Oblongo elipsoidales frontalmente; cilíndricas-fusiformes lateralmente, de 7-9 x 2,5-3,5       µm, ocre-amarillentas, lisas. Esporada ocre oscura.

Hábitat. En madera muerta de eucalipto. En grupos. Época de fructificación. Otoño.

Comestibilidad. Sin interés culinario.

Observaciones. Es una especie relativamente fácil de identificar por el llamativo color de sus láminas que presentan de adultas un aspecto ocre-rosáceo a ocre-amarillento; y por la morfología tan particular de sus esporas.

Fecha publicación, 14 de febrero de 2017.

[gview file=”http://asociacionvallisoletanademicologia.com/wordpress/wp-content/uploads/2016/12/Crepidotus-epibryus.pdf”]