Pasadas las 8,30 horas de la mañana del día 22 de octubre partimos hacia Rabanales a pasar nuestro día micológico. El viaje muy tranquilo, con una parada en Zamora, no se hizo largo. A las 11,30 horas ya estábamos bajando de los autobuses en el campo de Rabanales, en una zona en la que potencialmente es muy rica e interesante a nivel micológico, con campas y un atractivo bosque de roble combinado en ocasiones con jara.

Paramos en una de las campas, y desde allí en grupos nos adentramos, unos hacia el bosque y otros campa adelante. Debido a la pertinaz sequía llevábamos pocos animos en cuanto a la recogida micológica, pero el día nos acompañó, hizo muy bueno, y pudimos disfrutar de una agradable jornada campera aunque no recogiéramos entre todos más que unos pocos ejemplares de algunas especies totalmente secas

Reunidos de nuevo en el punto inicial, después de hacer algún comentario en grupo sobre la sequía que presentaba el campo, la evidente escasez de setas y lo difícil que lo ibamos a tener en la recogida para las Jornadas Micológicas, nos dirigimos al pueblo, donde, mientras unos visitaron el Centro de Interpretación de las Especies Micológicas, otros dieron un paseo por el pueblo o hicieron algunas compras de pan, embutidos o carne.

En el Centro de Interpretación de las Especies Micológicas de Rabanales, se trata de un pequeño edificio de nueva planta con una amplia sala presidida, en el centro, por un gran ejemplar de Macrolepiota procera, entorno a la que se distribuyen los paneles, fotografías y reproducciones de diversos tipos de setas. Todo ello colocado de forma sencilla, clara y didáctica.

A las 14,45 entramos a comer en el Restaurante Matellán, en el que pudimos degustar y disfrutar, nuevamente, de los buenos productos de la comarca de Aliste: el embutido y la carne de ternera. El local era a la vez que grande acogedor, y el servicio agradable y muy atento de todo y de todos. Tomados los postres y chupitos correspondientes, después de una pequeña sobremesa, un grupo se dirigió de nuevo al Centro de Interpretación de las Especies Micológicas y otro se acercó hasta la planta envasadora de setas “Faúndez”, una de las primeras dedicadas a esta actividad en la Comunidad.

A media tarde regresamos para Valladolid, haciendo un parada en Toro, donde llegamos al atardecer. Allí dimos un paseo por sus calles y plazas hasta llegar a la Colegiata, también aprovechamos este tiempo para tomar algo (café, caña, vino….) y hacer las últimas compras.

A las 21,45 horas más o menos, sin setas pero contentos y satisfechos del buen día que habíamos tenido, llegamos a Valladolid.

Galería Fotográficas. Salida Didáctica, Otoño 2011

Flickr Album Gallery Powered By: WP Frank
Share The Story

About the author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *